Loading...

La hija pródiga (alegoría dramática)

3

La hija pródiga (alegoría dramática)

3

Al Sr. D. Manuel de Pineda y Apéstegui, marqués de Campo Santo

Amigo mío: V. benevolentísimamente acogió esta obrilla: V., antes que otro alguno, alentóme a darla a la estampa; y no sin nota de ingratitud podría ilustrar sus páginas con un nombre que no fue(se) el de tan generoso amigo. Dígnese (ilegible) pues aceptar este pequeño testimonio de mi cordial agradecimiento.

Puerto Príncipe 25 de abril de 1870
Enrique José de Varona (sic)


Figuras

España
Cuba
El Genio del bien.



Acto único

(Terreno fragoso. A un lado un palacio con las armas de España y puerta verdadera: en el opuesto se abre un despeñadero. Junto a él Cuba dormida.)                           
     
El Genio del bien (saliendo)
            —¡Cuba! ¡Cuba!

       Cuba (dormitando)
            —¿Qué?

       Genio
                                  —Despierta,
             Aunque mi clamor te asorde.
             ¿Así de un abismo al borde
             Te adormeces inexperta?
             ¡Cuba!

        Cuba (despertando)
              —¿Qué? ¿Quién eres?

        Genio

                                                        —Soy
             Quien, aunque te cause enojos,
             Por el cristal de tus ojos
             En tu alma leyendo estoy.
                   Y al ver el dolor, que rudo
             Tu triste pecho combate,
             Y cuan oprimido late,
             Aliento a infundirte acudo. 
                    Yo soy del flaco sostén,
             Al ciego sirvo de guía.
             Cuba, Cuba, en mí confía;
             Escucha al Genio del bien.
                    En años tierna doncella,
             Mecida en honesta cuna;
             Mimada por la fortuna,
             Tan donosa como bella;
                     De finísimos cendales
             Ayer te admiré ceñida;
             Y hoy te lamento perdida
             Por entre ásperos breñales;
                     Rasgada la rica falda,
             Colgando el manto en girones,
             Descompuestas las facciones,
             Suelto el cabello a la espalda.
                    Perdiste las maravillas,
             Realce de tu belleza;
             Y con las de tu cabeza
             Las flores de tus mejillas.
                   ¿Dó vuelas? Ignota senda
             Hollando vas entre abrojos;
             Anochecidos tus ojos
             Por oscurísima venda;
                    Y no ves, triste, no ves
             En tu beoda carrera
             La honda sima que te espera
             Rugiendo bajo tus pies.
                     Dejaste el materno abrigo,
             Su honrado solar manchaste,
             Y en el mundo te lanzaste
             En pos de un artero amigo.
                     Que miel del labio vertiendo
             Emponzoñaba tu oído,
             Con huecas frases de ruido
             Tu inocencia destruyendo.
                      De su mentirosa boca
             Falsas promesas oíste;
             Le adoraste, le seguiste,
             ¡Pobre loca! ¡Pobre loca!
                      Apenas de amor herida
             Te vio a sus plantas postrada,
             Sola, a ti misma entregada,
             Te abandonó escarnecida.
                      Y sin tino en tantos duelos
             Todo valladar saltaste.
             ¡Ay Cuba! ¿por qué dejaste
             El hogar de tus abuelos?
                      Trocaste puros amores,
             Y los maternales brazos
             Por los impúdicos lazos
             De pérfidos seductores.
                      La paz del alma trocaste
             Por hervorosas pasiones;
             Y tus castas ilusiones
             En lodo inmundo abrevaste.
                     Raudas huyeron las horas
             De aquella dicha soñada;
             Y escaldan tu faz ajada
             Lágrimas abrasadoras.
                    En tu mirada indecisa
             Se ve temblar al delito:
             Y en ese labio marchito
             Ha muerto toda sonrisa.
                      Y para herirte con creces
            Nuevos dolores se aprestan,
            Cuitada Cuba, que restan
            Aun en tu copa las heces.
                     Pues entre tanta vileza
            No faltará mal tu grado,
            Algún chalan que al mercado
            Quiera sacar tu belleza.
                     ¡Ah infeliz! ¡ah malhadada!
            No veles el rostro. Escucha.
            Es mucha tu culpa, mucha.
            Pero puede ser expiada.
                    Vuelve en ti: torna al sendero
            Que nunca dejar debiste.

        Cuba
             —¿Y adónde llegaré? ¡triste!
             ¡Escarnio del mundo entero!
                     Fementidos me engañaron,
             Que libertad me ofrecieron,
             Mil delicias me dijeron,
             Dulce vida me pintaron.
                     Y luego, luego dolosos,
             De mi pena mofa haciendo
             Me han dejado aquí muriendo
             Entre tormentos furiosos.
                     Y después que las primicias
             Gozaron de mis amores,
             En lejas tierras ¡traidores!
             Se olvidan de mis caricias.
                      Y yo mi faz ocultando
             Por la más fragosa breña,
             De una peña en otra peña
             Voy mi baldón arrastrando.
                      ¿Haber puede a quien le cuadre
             En aqueste golfo incierto
             Ser a mis borrascas puerto?
             ¡Imposible!

         Genio
                                             —Tienes madre.

         Cuba
                  —¡Madre! ¡Sí!... ¡No! ¡La tenía!
             ¡Y era tan buena, tan buena!
             Y este corazón de hiena…
             (sollozando)
             ¡Madre mía! ¡Madre mía!
                     Desdeñé su blando arrimo;
             Odié su amoroso gremio;
             Y a su cariño por premio
             De lutos di fruto opimo.
                     ¿Adónde iré maldecida
             si hui del materno lado?
             ¿Si la muerte he procurado
             A la que debo mi vida?
                     La que en mis años primeros
             Iba adestrando mis pasos,
             Tan torpezuelos y lasos,
             Cuanto después altaneros.
                     La que mi lloro acallaba,
             Y mis sonrisas bebía,
             Y despierta me asistía,
             Y dormida me velaba.
                      La que disipó las nieblas
             Que oscurecían mi mente,
             De la ignorancia, fulgente
             Alumbrando las tinieblas.
                     La que alza (ilegible) hízome al cielo
             Mis ojos, y en lo infinito
             El nombre de Dios escrito
             Leer para mi consuelo.
                    Por ella en gracias crecida
             De goces viví cercada,
             Por las gentes envidiada,
             De mil galanes servida.
                    Nunca importunos enojos
             Rugaron mi frente pura,
             Ni lágrimas de amargura
             Enrojecieron mis ojos.
                    ¡Qué ingrata, que ingrata fui!
             Yo sus timbres infamé,
             De su sangre renegué,
             Su noble faz escupí.
                    ¿Y volver? De indignación
             Siento su mirada llena
             Aun en mis ojos truena
             Su sagrada maldición.

         Genio
                       —Alienta, mísera, alienta.

         Cuba
              —Y ¿cómo puedo alentar
              Si ella no ha de perdonar
              Mi avilantez y (ilegible) afrenta?

         Genio
                      —Mal midió tu felonía
               De la generosa España
               La grandeza que acompaña
               Su acrisolada hidalguía.
                       Que de la insigne matrona,
               Por celeste inspiración,
               El osado corazón
               Es tan grande que perdona.
                       Pues no en vano su alma enciende
               El sacro amor de la fama;
               Y del ingenio la llama
               En sus miradas esplende.
                        No en vano su heroico pecho
               Conmueven nobles pasiones;
               Y a sus ilustres acciones,
               Ha venido el orbe estrecho.
                        Y bajo regios doseles,
               Que su virtud ilumina,
               Su frente sólo se inclina
               Al peso de cien laureles.
                      Ven, ven; y puesta de hinojos
               Satisface sus agravios
               Con suspiros de tus labios,
               Con lágrimas de tus ojos.
                       No más la duda te aflija,
               No más tu aflicción baladre;
               ¿Has conocido una madre
               Que no perdone a su hija?

           Cuba
                       ¡Ay! no sé; pero tu acento
               Con tanta dulzura mueve
               Mi corazón, que se atreve
               A seguir tu pensamiento.
                       Se me deshace en pedazos.
               ¡Y yo le creí de roca! (Transición. Con vehemencia.)
               ¿Qué? ¿y me besará su boca?
               ¿Y me rodearán sus brazos?
                       Y su semblante sereno
               Retratará mi pupila;
               Y me adormiré tranquila
               Reclinada en aquel seno.
                      Y al ver que de nuevo brilla
               Puro el sol sobre mi frente,
               Olvidaré dulcemente
               Esta horrenda pesadilla.

           Genio
           (Toma de la mano a Cuba y se dirige con ella al palacio.)
                      —Sí, sí, ven. Mira las puertas
               De tus plácidas moradas.
               Pensaste hallarlas cerradas.
               Ya ves cómo están abiertas.
                      Tu planta allá se dirija.
               Alguien vendrá a vuestro encuentro.
               Hay una madre allí dentro
               Que está esperando a su hija.

            Cuba   
                      —Vamos. ¿Mas tanta laceria
               Postrare a sus dignas plantas?

           Genio
                —Es tu madre, ¿qué te espantas?
                 ¡Iberia!

           España (adentro)
                                  —¿Quién llama?

           Genio
                                                                  —¡Iberia!
                Mi voz a tu alcázar suba
                En instante bienhadado.
                Sal, que retorna a tu lado
                Tu hija extraviada.

           Cuba
                                                                —Cuba

            España (saliendo del palacio)
                           —¡Ah! 

            Cuba
            (
precipitándose hacia ella)                         
                —¡Madre, madre, perdón!
                Aunque tu pecho taladre
                Mi ingratitud…

            España (tendiéndole los brazos)
                                                 —¡Hija!

            Cuba (lo mismo)
                                                                    —¡Madre!

            España (abrazándola)
                —¡Hija de mi corazón!
                       ¿Con que (sic) vuelves? ¿y mi llanto
                Mi risa podrá secar?
                ¿Por qué te has hecho esperar?
                ¡Has tardado tanto, tanto!

            Cuba
                        —Antes, mucho antes volviera;
                Mas tu indignación temí
                Los pérfidos que seguí
                Forjaron esta quimera.
                       Fingíante arrebatada,
                De rabia toda encendida,
                Amenazando mi vida,
                De ira y venganzas armada.
                        Y yo sencilla criatura,
                Como culpada medrosa,
                A la sierra más fragosa
                Iba a llorar mi amargura.
                       Donde, por más que te asombre,
                Mira cómo me engañaban.
                Todas mis carnes temblaban
                Solamente de oír tu nombre.

            España
                       —¡Alevosos! ¡Yo! La saña
                En nobles pechos no habita.
                La saña, pasión maldita,
                No la ha conocido España.
                        ¡Y contra ti! Si supieras
                Cuánto han llorado mis ojos!
                No mis cuitas; los enojos
                Que tú padecer pudieras.
                         ¿Qué he sentido en horas tantas
                Tu corazón no adivina
                Mil muertes por cada espina
                Que ha desgarrado tus plantas?
                         Al contemplarte a merced
                De la miseria y olvido,
                Hambre como tú he tenido
                Como tú he tenido sed.
                       Y mil veces, hija mía,
                Cuando cerca te juzgaba,
                Con mis voces te llamaba,
                Y mis brazos te tendía.
                        tú continuabas ciega
                En tu carrera insensata;
                Y yo me decía: ¡ingrata!
                Me mira, me oye, y no llega!
                       Mas ¿qué importa; si llegó
                Mi voz al fin a su oído?
                Si me viste, y has venido,
                Ya todo, todo pasó.
                       Imploraste tu perdón
                Con tiernas frases contritas:
                ¿Para qué lo necesitas
                Si tienes mi corazón?

            Cuba
                       —¡Ah madre! deja que adore
                Prosternada tu grandeza;
                Y confiese mi vileza,
                Y tus pies besando llore.
                        ¡Oh! deja, deja que dude
                De mi obcecación impía,
                Una madre así tenía
                ¡Y desconocerla pude!
                        Pero de hoy más adorarte
                Sólo mi pecho sabrá:
                Mi labio se moverá
                Tan solo para loarte:
                        Y si por estas mancillas
                 Mi amor tu pureza enloda,
                 Emplearé mi vida toda
                 En servirte de rodillas.
                        Mi perdón solicité,
                 Y tu corazón me das,
                 Y si más pudieras, más
                 Me dieras, harto lo sé.
                         Que aunque se avienen tan mal
                 Tu alteza y mi humillación,
                 No en vano es tu corazón
                 Un corazón maternal.

             Genio
                         —Así por siempre hermanadas
                  Vivid en amantes lazos,
                  La una de la otra (ilegible)
                  Confundidas las (ilegible)
                          Al olvido tanto (ilegible)
                  Dad. Renazca la (ilegible)
                  En esos rostros, (ilegible)
                  Sobre vosotras el cielo.
                (a España)     
                  Tu firme apoyo le presta:
                (a Cuba)         
                  Tu vigor le comunica)
                 (a España)     
                   Sea por ti de glorias rica.
                 (a Cuba)         
                   Por ti se conserve enhiesta.
                         Y si gozar queréis vos
                   Cierta y valedera calma,
                   Haced porque sola un alma
                   Os vivifique a las dos.
                           Y tú, que en eterno día
                   Del amor sublime Padre
                   A la hija y a la madre
                   Ves con ojos de alegría.
                          Tú, que con supremo arcano
                   No a mi voz posible asunto,
                   A este riguroso punto
                   Las trajiste por tu mano;
                          Haz que su pena prolija
                   Termine perpetua unión:
                   Y caiga tu bendición
                   Sobre la madre y la hija.


Puerto Príncipe 24 de abril de 1870



Tomado de Enrique José Varona: La hija pródiga (alegoría dramática). Puerto Príncipe, Imprenta de El Fanal, 1870.
Al final del libro donde aparece esta obra se lee lo siguiente: Puede imprimirse y representarse previa la venia de la Autoridad local. Fernández.
El C
amagüey agradece a José Carlos Guevara la posibilidad de publicar este texto.

 

3

El boletín de El Camagüey

Recibe nuestros artículos directamente en tu correo.
Subscribirse