Loading...

Al sol en un día del mes de diciembre

Al sol en un día del mes de diciembre

    ¡Reina en el cielo, Sol! reina e inflama
    Con tu almo fuego mi cansado pecho:
    Sin luz, sin brío, comprimido, estrecho,
    Un rayo anhela de tu ardiente llama.

    A tu influjo feliz brote la grama,
    El hielo caiga a tu fulgor deshecho;
    ¡Sal, del invierno rígido a despecho;
    Rey de la esfera; sal, mi voz te llama!

    De los dichosos campos, do mi cuna
    Recibió de tus rayos el tesoro,
    Me aleja para siempre la fortuna:

    Bajo otro cielo, en otra tierra lloro…
    Esta nieve luciente me importuna…
    ¡El invierno me mata!... ¡yo te imploro!






Nota de El Camagüey: Este precioso soneto aparece en Poesías de la señorita Da. Gertrudis Gómez de Avellaneda (1841). En una edición de 1850, aparece datado en 1840 y modificado el último terceto:

Bajo otro cielo, en otra tierra lloro…
Donde la niebla abrúmame importuna...
¡Sal rompiéndola, Sol; que yo te imploro!

11

El boletín de El Camagüey

Recibe nuestros artículos directamente en tu correo.
Subscribirse