Loading...

    ¡Perla del mar! ¡Estrella de Occidente!
    ¡Hermosa Cuba! Tu brillante cielo
    la noche cubre con su opaco velo
    como cubre el dolor mi triste frente.

    ¡Voy a partir!... La chusma diligente,
    para arrancarme del nativo suelo
    las velas iza y, pronta a su desvelo,
    la brisa acude de tu zona ardiente.

    ¡Adiós, patria feliz, edén querido!
    ¡Doquier que el hado en su furor me impela,
    tu dulce nombre halagará mi oído!

    ¡Adiós!... Ya cruje la turgente vela...
    El ancla se alza... El buque, estremecido,
    las olas corta y silencioso vuela.

6

El boletín de El Camagüey

Recibe nuestros artículos directamente en tu correo.
Subscribirse