Loading...

    No existe lazo ya; todo está roto:
    plúgole al cielo así, ¡bendito sea!,
    amargo cáliz con placer agoto;
    mi alma reposa al fin; nada desea.

    Te amé, no te amo ya; piénsolo, al menos.
    ¡Nunca, si fuere error, la verdad mire!
    Que tantos años de amarguras llenos
    trague el olvido; el corazón respire.

    Lo has destrozado sin piedad; mi orgullo
    una vez y otra vez pisaste insano...
    mas nunca el labio exhalará un murmullo
    para acusar tu proceder tirano.

    De graves faltas vengador terrible,
    dócil llenaste tu misión; ¿lo ignoras?
    no era tuyo el poder que, irresistible,
    postró ante ti mis fuerzas vencedoras.

    Quísolo Dios, y fue. ¡Gloria a su nombre!
    todo se terminó; recobro aliento.
    ¡Ángel de las venganzas! Ya eres hombre...
    ni amor ni miedo al contemplarte siento.

    Cayó tu cetro, se embotó tu espada...
    mas ¡ay, cuán triste libertad respiro!
    Hice un mundo de ti, que hoy se anonada,
    y en honda y vasta soledad me miro.

    ¡Vive dichoso tú! Si en algún día
    ves este adiós que te dirijo eterno,
    sabe que aun tienes en el alma mía
    generoso perdón, cariño tierno.

     
     Tomado de
Poéticous.

6

El boletín de El Camagüey

Recibe nuestros artículos directamente en tu correo.
Subscribirse