Loading...

A mi hijo Manolo Francesco



    Si la raíz se cambia en primavera
    y en colibrí la rama reflorece
    es porque el árbol de la cuna mece
    la sangre iluminada en lo que espera.

    Si la mano coincide con la esfera
    y el corazón con el amor que crece
    es porque ya lo que de mí perece
    halló compensación más duradera.

    Porque toda la luz que de esta zona
    alumbra los contornos de mi vida
    pide maciza forma de corona.

    A tiempo que al huir desvanecida
    en aguas primerizas se sazona
    y su pasar y su pesar olvida.


Incluido en Obra poética. Compilación y prólogo de Enrique Saínz. La Habana, Editorial Letras Cubanas, 2007, p.218. Tomado de Poeticous.

5
También en El Camagüey:

El boletín de El Camagüey

Recibe nuestros artículos directamente en tu correo.
Subscribirse
¿No tienes cuenta? Créate una o inicia sesión.