Loading...

Coplas de Juan Descalzo

Coplas de Juan Descalzo

              III

     Noticias de buena fuente
     denuncian hechos muy malos; 
     que están repartiendo palos 
     desde Oriente hasta Occidente.
     El ejército, obediente
     a la voz de un oficial,
     trata de modo brutal 
     al infeliz campesino,
     cuando no sigue el camino 
     del coche presidencial. 
                                       —¿Hasta cuándo, general?

     El hombre de vida honrada
     y de limpio proceder
     su casa tiene que ver 
     constantemente asaltada.
     Sacándote de la almohada
     por la razón más banal,
     te acusan de un infernal 
     complot que te haría reír...
     ¡si no tuvieras que ir 
     al cuartel de la rural!
                                        —¿Hasta cuándo, general?

     Y en vez de pedir razones
     que expliquen puedan tus pasos,
     ahí te muelen a trancazos,
     patadas y bofetones.
     Claro que luego te pones
     hielo en los golpes y tal, 
     pero ese encuentro fatal
     te hace comprender, mi hermano,
     que en Cuba más que cubano,
     eres un simple animal.
                                        —¿Hasta cuándo, general?

     ¿Hasta cuándo, Presidente,
     golpes al trabajador?
     ¿Acaso es ser malhechor
     decir la verdad de frente?
     Y si el gánster inclemente
     cuentan que hoy la pasa mal,
     no me parece normal,
     ni con ello estoy conforme,
     que el gánster con uniforme
     no sufra un castigo igual.
                                          —¿Hasta cuándo, general?

Junio 26, 1952

             IX

     Que quieres, dicen,
     ser periodista.
     Eso, mi amigo,
     mucho me atrista.

     ¿Cómo, si eres,
     querido Paco,
     débil, tan débil,
     flaco, tan flaco,

     a tal peligro
     vas a exponerte,
     cuando es tan fácil
     hallar la muerte,

     o por lo menos
     hallar a un tipo
     que de un leñazo 
     te quite el hipo?

     Gente muy fina
     vendrá a tu casa
     y allí, fingiendo
     que todo es guasa,

     oirás piropos
     de este sentido:
     —Sal con nosotros,
     Paco querido.

    ¡Qué linda luna,
    qué bella noche!
    ¡Ven, paseemos
    todos en coche!

    Después, ya sabes...
    (¡Qué horror, Dios mío!)
    A pura estaca 
    te dejarán frito.

    Deshecho un ojo,
    rota la frente,
    partido el labio,
    partido un diente.

    ¡Y luego! ¡Vaya!
    ¡Cuidado luego!
    Es peligroso
    jugar con fuego.

    Si al fin acusas
    a tu asesino,
    mira como hablas,
    no seas cretino,

    porque a la postre,
    tras duro brete,
    en vez de Paco...
    ¡te llamarán paquete!

Agosto 28, 1952

             XIX

   ¿Dictadura? ¡Qué mentira!
   Lo que hay aquí es dicta... dira.
   O una situación más rara: 
   por ejemplo, dicta... dara.
   Tal vez cuanto veis ahora
   sea tan sólo dicta... dora.
   O un régimen en salmuera
   que llamastéis dicta... dera.
   ¿Dictadura? ¡Qué locura!
   ¡Llamar ésto dictadura!
   El que manda
   y hace un año no enyuga,
   hundiendo al pueblo en un hoyo,
   lo que tiene es dictablanda,
   tierna y blanca cual repollo
   de lechuga.

   ¿El saquear un sindicato?
   ¡Ay, qué dulzura de plato!
   ¿Asaltar a un escultor?
   ¡Qué azucarado sabor!
   ¿Subir de grado a Casillas?
   ¡Natilla entre las natillas!
   ¿Romper la Constitución?
   ¡Qué suave melocotón!
   ¿Meter al pueblo entre rejas?
   ¡Merengue con miel de abejas!
   El que manda 
   y hace un año nos enyuga,
   hundiendo al pueblo en un hoyo,
   lo que tiene es dictablanda,
   tierna y blanca cual repollo
   de lechuga.

   No protestéis contra nada;
   tened la boca sellada
   y el cuerpo firme y muy quieto;
   que os va en ello el esqueleto.
   Dad una sonrisa fina
   al que os quita la cantina
   y no olvidéis aplaudir
   al que no os deja reunir.
   ¿A una atmósfera tan pura
   podréis llamar dictadura?
   El que manda 
   y hace un año nos enyuga,
   hundiendo al pueblo en un hoyo,
   lo que tiene es dictablanda,
   tierna y blanca cual repollo
   de lechuga.

Febrero 19, 1953

            XXIV

    ¿Qué es lo que la gente come,
    qué es lo que come la gente,
    un menú que al Presidente
    puede que a la larga embrome?
    ¿Qué, con la cara mohina,
    gesto desabrido y chato
    el pueblo plato tras plato
    sírvese de su cantina?
                                    —Harina.

    El rico su rica mesa
    tiene muy bien atendida,
    con filete en la comida
    de toros de su dehesa.
    Pero al fin de la fajina,
    trabajando el día entero,
    ¿sabéis que encuentra el obrero,
    en vez de una mesa fina?
                                    —Harina.

    El obeso funcionario,
    vampiro del presupuesto,
    se acuesta siempre indigesto,
    pues se da un banquete diario.
    Pero aquel que se acoquina,
    porque padrino no tiene,
    ¿qué es lo que halla cuando viene
    molido de la oficina?
                                       —Harina.

    El terrateniente ignaro
    vivir puede sin afanes
    con pechugas de faisanes,
    y eso que el faisán es caro.
    Mas la gente campesina,
    que es hija de su trabajo,
    al no tener ni tasajo
    ¿qué es lo que hierve o cocina?
                                         —Harina.

    La vida es en Cuba cruel
    y el hambre, por nuestro mal,
    si no llegó a general
    ya es un hambre coronel.
    Mas como el reloj camina,
    sabéis, al final del rollo,
    al que hoy sólo come pollo
    qué manjar se le avecina?
                                          —Harina.

Abril 23, 1953

Escenas industriales de California (detalle) – John Langley Howard.


Tomado de Obra poética. La Habana, Ed. Letras Cubanas, 2002, pp.310-311, 318-320, 333-334, 343-344.

5

El boletín de El Camagüey

Recibe nuestros artículos directamente en tu correo.
Subscribirse