Loading...

Rolando T. Escardó

Rolando T. Escardó

Poesía íntima y entrañada es la de Rolando Tomás Escardó. Una evidente influencia de Vallejo, poco perceptible en este poema, no impide que sus obras tengan una efectiva comunicación vital. Eso, principalmente ímpetu vital, es lo que salva la obra de Escardó.

Escritos casi todos en la provincia y en México, su libro Los números define una tendencia de sus temas: lo matemático, la geometría, manifiesta en una exactitud y simetría del lenguaje.

Las reminiscencias de una etapa azarosa, en la plaza y la cárcel de La Habana, dan motivo a su libro más personal y valioso, aún inédito, al que pertenecen estas cartas, que aún no sé si han recibido sus amigos, a quienes en una oportunidad me dijo que estaban dirigidos, ya que la poesía de Escardó transparenta una arista muy peculiar de su vida: la administración (sic) por sus compañeros de trabajo literario. De este modo, van apareciendo en sus poemas, como personajes que se recrean en ellos, Nivaria Tejera, Pedro de Oraá, Luis Marré, Everto (sic) Padilla, Francisco de Oraá, Luis Suardíaz y otros.

“Los poemas en la Plaza del Vapor” guardan, casi recopilados de un modo intuitivo, sin vertebración interior, las conversaciones cotidianas de las tertulias literarias habaneras, las discusiones y los acontecimientos aparentemente triviales, que su visión aguda de poeta hace bellos y trascendentes.

Colaborador de la revista Ciclón y de los cuadernos de poetas jóvenes de México, Escardó ha demostrado su vertiginoso sentido de las imágenes, que alientan una extrañamente bella aureola vital.


Publicado en
Diario Libre, 1(46), feb.26, 1959. Tomado de Severo Sarduy en Cuba: 1953-1961. Compilación, prólogo y notas Cira Romero. Santiago de Cuba, Editorial Oriente, 2007, p.127.

7

El boletín de El Camagüey

Recibe nuestros artículos directamente en tu correo.
Subscribirse