Loading...

    Prados floridos, lago murmurante,
    abras profundas, hórrido torrente,
    la llanura sin límites, en frente,
    negro y brumoso el mar en lo distante.

    Tiniebla y luz en sucesión constante,
    ya tocando el cenit, ya en la pendiente,
    un vértigo de imágenes la mente,
    y vuela el tren flamígero adelante.

    Así en moción incontrastable vamos;
    huyendo del dolor que nos espera,
    en busca del placer que no encontramos.

    Y es el proceso de la vida entera
    seguir, correr, volar... sin que sepamos
    cual será el fin de la fatal carrera.



    Tomado de
poeticous.com

13

El boletín de El Camagüey

Recibe nuestros artículos directamente en tu correo.
Subscribirse