Loading...

La poesía de Mariano Brull

La poesía de Mariano Brull

Es dificilísimo traducir en vibraciones divulgadoras (accesibles a la antena media) la pura onda lírica de la poesía de Mariano Brull. Desde su primer libro publicado en 1916 se advierte en su poesía un tono de intimidad y de recogimiento que denuncia al verdadero poeta moderno, exacto aprisionador de inexactitudes, que resuelve o inventa ecuaciones líricas y descubre la esencia eterna en la forma fugitiva, el latido absoluto —inagotable— debajo de la vibración externa. Pedro Henríquez Ureña decía en el prólogo a La Casa del Silencio que no se hallaba en dicha obra la poesía perfecta; pero sí el anhelo de perfección y sobre todo un espíritu intensamente poético, la virtud de suscitar emociones virginales.

Han pasado los años y Brull se ha encontrado —se ha completado— a sí mismo.

Es el poeta más perfecto e interesante de la hora actual sin dejar de serlo de su generación, sin romper el hilo de pureza y de intimidad lírica que le une umbilicalmente —con sangre viva— a su “yo” anterior. No es Brull —a pesar de ser nuevo y difícil— lo que se llama un revolucionario de la poesía. A veces es magistralmente sencillo y tradicional como en el poema “Las Marías”.

Los Poemas en Menguante y El Canto Redondo señalan la plenitud lírica de Mariano Brull. Entre uno y otro libro no hay más que una línea estrecha de tiempo. Y, aun así, lo más definitivo y perfecto se encuentra en el último libro. Percepción afinada del color hasta agotar los más destilados matices; y virtud melódica, ingenuidad sabia. Y una milagrosa, una casta sensualidad que sabe recrearse en el trópico de que es hijo y es capaz de crear mágicamente el trópico dentro del verso. Léanse el poema titulado “Palma Real”. Adéntrese el lector inquieto en ese otro poema “Isla de Perfil” incluido en su nuevo libro:

      Ilesa isla intacta,
      bozal del mar nómada,
      cabezal de nardos
      ahogados en la luz.
      Un ladrido en clave
      de nácares rudos
      y en ronda, soleados,
      estíos de agua.

He sentido alguna vez —más de una vez— que lo verdaderamente lírico es inefable, incomunicable. Ningún rodeo verbal, ninguna explicación lógica pueden decir más de lo que dicen estos versos de El Canto Redondo. El profano, el hombre sudado de cotidianidad y sordidez jamás tendrá una llave para penetrar en esta clase de poesía. No habrá lámpara que pueda alumbrársela, porque la virtud o el defecto está en los ojos, y a veces la poesía de Brull es la luz misma que goza de su alta beatitud y se baña en su propia gracia.

...la poesía de Brull es la luz misma que goza de su alta beatitud y se baña en su propia gracia. 
Lirios de agua - Claude Monet - 1903.

Publicado originalmente en Orto. Año XLIII, no.7-9, julio-septiembre de 1956. Tomado de Órbita de Orto. 1912-1957. Selección de Ángel Larramendi Mecías y Maritza Labrada Batista. Prólogo de Ángel Larramendi Mecías. Ediciones Orto, Manzanillo, 2012, pp.232-233.

4

El boletín de El Camagüey

Recibe nuestros artículos directamente en tu correo.
Subscribirse