Loading...

El sepulcro y el trono aquí se juntan
Duque de Frías

     Absorta, muda ante tu aspecto adusto,
     ¡Monumento gigante! en vano al alma,
     —A quien elevas y a la par asombras,—
                                  Pido un acento digno
     De interrumpir de tu silencio augusto
                                    La majestuosa calma:
     Digno de hendir las vacilantes sombras
     De tus desiertos ámbitos, zumbando
     En ecos de tus bóvedas eternas,
                                    Y con ellos perdido
                                    Por la región del viento,
     Osado remontarse al firmamento,
                                    Con el vuelo atrevido
     De tus soberbias torres seculares...
    Que dejando a sus pies fragosos montes,
    Y en contorno asperísimos pinares,
    Se alzan buscando extraños horizontes.

    Si te admiro ¡Escorial! obra del arte,
    —Mientras tus majestuosos capiteles
    Con orgullo parecen coronarte
                                    Como eternos laureles,—
    Siento que en medio del profundo pasmo
                                    Que en la mente produces,
     Haces brotar el férvido entusiasmo;
     Pues imagino que aún del Sol las luces
     —Que rompen de ese cielo los celajes
     Para adornarte la inmortal cabeza,—
     Respetuosas le rinden homenajes
     Del genio de tu siglo a la grandeza.

                                   Si sólo te contemplo
     Símbolo de la fe, sagrado templo
     De santa religión, —en la desnuda
                                  Polvorosa ladera, —
                                  Con majestad  severa
     Alzarte al cielo, despreciar la ruda
     Ira del viento, que incesante brama,
     Y entre sus brumas levantar tu frente,
                                   Que impasible, imponente,
     Con muda voz tu eternidad proclama;
                                   Mi corazón se humilla
     En tu bendito  polvo, y en silencio
                                   Doblando la rodilla,
      La paz de tu reposo reverencio.

      Pero no más —¡oh hermosa maravilla,
      Obra de la piedad e inteligencia,
                                  Grande y a par sencilla! —
                                  ¡No más en tu presencia
      Niegue su inspiración al alma inerte
                                  La acobardada musa,
                                  Que trémula y confusa
      Su pequeñez en tu grandeza advierte!
      Suene mi voz en tu recinto umbrío,
                                  ¡Oh epopeya de piedra!
      Y esa elocuencia muda—que me arredra, —
      Traduzca audaz el pensamiento mío;
                                  Que a remontarse aspira,
      Al recordar ufano que la lira
      —Por sus augustas manos laurëada, —
      Hoy coloca en las mías vacilantes
                                  El Príncipe clemente,
      En quien encuentra apreciador ferviente
      La lengua de Solís y de Cervantes.

      Que sumisa a su voz, la mía rompa
      Las trabas del cobarde desaliento:
                                  Suene la épica trompa,
      Haciendo retemblar la áspera sierra;
      Sus cumbres salve; y—fatigando al viento,—
      Lleve veloz a la asombrada tierra,
      —Por cuanto abarcan de la mar las olas,—
      Con tu nombre las glorias españolas!

      Paréceme ¡ah! que las marmóreas tumbas
      Ya siento estremecidas.... Imagino
      Ver que entre regias sombras se levanta
      La de tu austero fundador: tu mole,
      Pedestal digno de su altiva planta,
      Huella, y se encumbra—silenciosa y grave—
      Pardas nubes teniendo por doseles
      Mientras tendidas las potentes alas,
      Que sombrean tu tétrico recinto,
      De San Quintín cobija los laureles
      El águila imperial de Carlos Quinto.

      Rápido vuela, en tanto,
      Por atronantes ecos repetido,
      De mi arpa humilde el inseguro canto,
      Y al asilo penetra do en olvido
      El héroe yace que asombró a Lepanto;
                                  Cuando —a lanzarse pronto,
      Cual águila real, sobre su presa,—
                                  Con tímida sorpresa
      Le vio Estambul mirar al Helesponto;
      Y cercado de míseras rüinas
                                 De la deshecha flota,
                                 Del imperio Otomano
      Estremecer la playa más remota,
      Al ademán de su indignada mano.

      ¡Oh regio capitán, de Iberia orgullo!
      Pueda mi acento a tu perpetuo sueño
                                 Prestar plácido arrullo,
      En ese panteón que no reviste
      Indestructible mármol; mas do miro,
      Esplendor dando a su recinto triste,
      De Austria y Borbón esclarecidos nombres.
      Allí yacen también... Pero ¿qué amargas
      Memorias ¡ay! al corazón despiertas,
      Con que mi acento ¡oh Escorial! embargas,
      Y el plectro arrancas de mis manos yertas?
      ¿Por qué se apaga el entusiasmo santo
      Por tu belleza mística encendido,
      Y en tristes ayes, y en copioso llanto
      Prorrumpo a mi pesar?... ¡Ah! que mi pecho
                                  Recuerda estremecido,
      Que aquel que me ordenó tus maravillas
                                  Cantar en arpa de oro,
      Aún siente deslizar por sus mejillas
      De profundo dolor acerbo lloro,
      Que en ese opaco panteón reclama
                                  Aún no cerrada tumba...
      Y el viento mugidor de Guadarrama,
      Cuando en las altas cúpulas retumba,
      Y tu muralla secular azota,
      Lanzar parece de su negro hueco,
                                En largo y flébil eco:
     ¡Aquí yace también Luisa Carlota!

     Aquí—no hay duda—aquí, tabla modesta
     El nombre ofrece de la heroica Infanta,
     Que dique opuso, a la ambición funesta
     Que aún hoy al solio su anhelar levanta.
     Ella—el ardor de Sirio despreciando—
     Desde el confín de la risueña Gades
     Voló a la quinta del Borbón primero,
     Donde espiraba el sétimo Fernando
     En brazos ¡ay! del fanatismo fiero.
                            Ella luchó valiente
     Por la princesa débil e inocente,
     Ya condenada a mísero abandono,
     Y del bando ominoso frente a frente
     La alzó triunfante al disputado trono;
     Donde el pueblo del Cid —que aunque abatido
     Marcha tras su esplendor de otras edades—
     La aclama ahora, de esperanza henchido,
     Símbolo de las patrias libertades.

                                    Del beneficio inmenso
     Guarda ese noble pueblo la  memoria...
                                    Mas no el canto suspenso
     Me es dado proseguir. —Ecos de gloria
     No me ordenes alzar, cuando tu herido
     Corazón hoy en soledad suspira...
     ¡Tú,  que me colmas de bondades tantas!
     ¡Acepta sí, la voz de mi gemido,
                                    Y deja que la lira
     Deponga muda a tus augustas plantas!


Tomado de Obras literarias de la Señora doña Gertrudis Gómez de Avellaneda. Madrid, Carlos Bailly-Bailliere, 1869, t.I., pp.186-190.

7
También en El Camagüey:

El boletín de El Camagüey

Recibe nuestros artículos directamente en tu correo.
Subscribirse
¿No tienes cuenta? Créate una o inicia sesión.