Loading...

Primeras cartas a Amalia Simoni

3

Primeras cartas a Amalia Simoni

3

Amalia idolatrada: te remito el pájaro de que hemos hablado ya.

Dentro de poco te veré, porque si no vienes iré allá. Sin ti no me hallo bien: a tu lado, qué felicidad pruebo!

Tu Ignacio


Mi siempre adorada Amalia: estoy perfectamente de salud, y no sabes cuánto te agradezco el interés que por mí manifiestas. Me figuro que me amas mucho, y esta creencia me hace cuanto feliz se puede ser por acá abajo.

El recuerdo, Amalia, no puede uno crearlo ni destruirlo a medida de sus deseos; pero yo te ofrezco hacer todo lo posible por borrar ése a que tú aludes en tu carta, y ni esta noche, ni en otra ocasión alguna lo descubrirás en tu semblante.

No puede disminuir mi cariño hacia ti por ningún motivo. Anoche, como ahora, y como siempre, mi amor es infinito y toda mi dicha se cifra en tu felicidad: daría toda la que yo pudiera disfrutar por un solo momento de contento para ti: saborearía los mayores dolores con placer por ahorrarte el más insignificante de los tuyos.

No quiero el sacrificio de arrostrar hasta la cólera de tu padre, por evitarme el menor disgusto, aunque agradezco con toda mi alma el sentimiento que inspira tal ofrecimiento. Complácele siempre, y cuando para hacerlo te veas en un conflicto entre su voluntad y mis convicciones, o las consideraciones que creas deberme, háblame para ponerme de acuerdo con él. 

Adiós, Amalia mía, hasta la noche. Las horas que han de pasar antes de que yo te vea me parecen eternas, pero la idea de que transcurriendo voy a mirarte y a oír tus palabras tan dulces para mí, me llena de placer.

No dudes jamás de que te quiere con delirio y te idolatra siempre tu

Ignacio



Publicadas originalmente en Eugenio Betancourt Agramonte:
Ignacio Agramonte y la Revolución Cubana. Ed. Imp. Dorrbecker, La Habana, 1928. Tomadas de Elda Cento Gómez, Roberto Pérez Rivero y José María Camero Álvarez: Para no separarnos nunca más. Cartas de Ignacio Agramonte a Amalia Simoni. Casa Editora Abril, La Habana, 2009, pp.29 y 30-31.

6

El boletín de El Camagüey

Recibe nuestros artículos directamente en tu correo.
Subscribirse