Loading...

Sobre la muerte

1

Sobre la muerte

1

      La muerte puede llamarse César apuñalado y exangüe,
      pero es también el amable faisán decorativo y degollado
      que murió para presidir la alegría prometedora de esta noche. Es
      el perro municipal babeando su estricnina,
      que agoniza en la calle rodeado de muchachos. Es
      Sócrates rodeado de discípulos. Es
      Shelley exánime yacente sobre la arena
      húmeda por la última onda fugitiva. Es
      el mamut archimilenario
      inmóvil y exhibido en su vitrina siberiana de hielo
      inmemorial.

      Comemos muerte cada día,
      y la muerte nos roe cada noche.
      Los poetas, los filósofos
      gritan: “Muerte, muerte” —la de ellos.

      El buey desamparado
      que se disuelve en sangre torrencial
      con el brazo del matarife
      revolviéndole el pecho, y un dolor
      más fuerte que todas las anginas,
      ¿no es muerte pues?
      Quizás la res no sepa nada, pero
      ¿conoces tú la crispatura de rabia y de impotencia
      que hay en un menú?

      Saquemos, pongamos en claro nuestras cuentas.
      Repartamos la muerte en todo su tamaño:
      del cóndor a la abeja,
      del ciervo perseguido y asesinado
      al niño que se ahogó en un estanque;
      desde el poeta y el filósofo
      que gritan: “Muerte, muerte”
      (la de ellos)
      hasta los que mueren sin saber
      qué les sucede, qué les pasa,
      qué va a ocurrirles, y ni preguntan
      si eso es realmente muerte,
      si así es como se muere.


       Tomado de Obra poética. La Habana, Editorial Letras Cubanas, 2002, t.II, pp.234-235,

4

El boletín de El Camagüey

Recibe nuestros artículos directamente en tu correo.
Subscribirse