Loading...

El Camagüey es tierra de amor, cuna de patriotismo, escenario de épicas jornadas revolucionarias; patria gloriosa de Agramonte, que fue el más grande de los caudillos de la guerra de los diez años.

¡Qué historia más hermosa la suya! ¡Tan hermosa y tan noble, como el corazón de sus hijos!

Parece que los lustros pasaron sobre el Camagüey aplastándolo todo: el progreso se detuvo y las riquezas desaparecieron; pero no pudieron desaparecer, del alma de sus habitantes, una aspiración, la de la libertad, y del temple de sus hombres una resolución, la del combate.

La ciudad es grande; sus calles son torcidas, parece que juegan en zigzag para engañar al transeúnte; en cada piedra parece que hay un recuerdo, y en cada casa duerme tranquilo un soldado de la República que, lo mismo que empuñó el rifle, empuña el arado y reconstruye su potrero.

En el Parque de Agramonte (sic), que en tiempos de España se llamó Plaza de Armas, se ven cuatro elevadas palmas que han sido testigos de toda la lucha. Da ganas de interrogarles, de pedirles sus secretos más íntimos. ¡Ellas lo saben todo...!

Cuatro camagüeyanos, de aquellos que eran potentados a la vez que patriotas, las plantaron allí como símbolo de cuatro mártires que dieron su sangre por la independencia, en 1851, la fecha que va unida al inmortal Narciso López. Aquellos cuatro mártires se llamaron: Joaquín de Agüero, José Tomás Betancourt, Fernando de Zayas y Miguel Benavides.

Esas cuatro palmas históricas, que suplieron estatuas, mantenían vivo el recuerdo de una deuda contraída con los mártires y enviaban en los estremecimientos de sus ramas, alientos y esperanzas a los luchadores.

Tomado de Carlos de la Torre y Huerta: El lector cubano. Libro segundo de lectura. Obra de texto aprobada por la Junta de Superintendentes de Escuelas. Sexta edición. La Habana, Librería e imp. La Moderna Poesía, 1918, pp.195-196.

10
También en El Camagüey:

El boletín de El Camagüey

Recibe nuestros artículos directamente en tu correo.
Subscribirse
¿No tienes cuenta? Créate una o inicia sesión.