Loading...

Los quince de Florita

Los quince de Florita

Luis Carbonell 


        Conste que no es fantasía
        lo que les voy a contar:
        los personajes son reales,
        viven en cualquier lugar,
        un matrimonio, la hija,
        los quince, evento social.
        Fecha y lugar nada importan:
        sucede en modesto hogar.

        Juan de Dios, deja Bohemia
        y no empiece a cabecear.
        Hoy te estropeo la siesta
        porque tenemos que hablar.
        El mes que viene Florita
        a los quince va a llegar,
        a la edad color de rosa
        como dice la jailai
        y lo mismo que esa gente
        lo vamos a celebrar.

        No me vengas que no hay plata,
        se la consigue prestá,
        y si es preciso se empeña
        que Dios nos ayudará.
        Sacrificar por los hijos
        es ley de la Humanidad,
        se debe haber promulgao
        desde los tiempos de Adán.

        Hay que empezar por la casa.
        Hay que dar una lechá
        que empiece por la cocina
        y termine en el portal.
        La gente es muy criticona
        y en todo se va a fijar.
        Que si la casa está limpia,
        que si el adorno floral,
        que si el obsequio era bueno,
        que si gente era jai,
        que si el vestido era cheque,
        que patatín, que patatán...
        Yo no quiero que mi fiesta
        dé motivo a criticar.
        El que lo haga que su lengua
        se la pise al caminar
        de lo larga que la tiene
        por el vicio de chismear.

        Y volviendo a la pintura:
        a Daniel hay que llamar
        pues nos sale más barato:
        uno le da el material,
        se le da almuerzo y comida
        y una bobería más
        y en meno que cante un gallo
        ya ´tá la casa pintá.

        El problema del vestido
        lo tengo resuelto ya:
        un modelito precioso:
        será de organza rosá
        con un escote muy bajo
        y con falda acampaná.
        Florita etá bien p´a arriba,
        pero p´abajo, matá.

        Hay que comprar azucenas
        para el adorno floral;
        los gladiolos e´tán muy caros
        y total, lucen igual
        con un poco de follaje
        y las arecas prestá
        que le pida a Domitila.
        No me las puede a negar,
        porque fui su única amiga
        cuando ella se fue a operar.
        Favor con favor se paga,
        ¡y se lo voy a cobrar!

        Hay que llevarla al dentista:
        tiene tres muelas careá.
        No vaya a ser que por eso
        nadie la saque a bailar
        y sólo por compromiso
        dediquen el primer vals,
        como es costumbre que siguen
        en este evento social.

        Lo bailará con Tatito,
        que está en la Universidad;
        es de muy buena familia
        y pronto terminará.
        Y puede que hasta se embulle
        y la conduzca al altar,
        que matrimonio y mortaja
        del cielo deben bajar. 

        La música está resuelta.
        Hoy uno puede alquilar
        un tocadiscos que toca
        doce discos sin parar.
        Diremos que la Aragón
        no la pudo amenizar
        por un contrato que tiene
        con una empresa radial
        y aunque movimos palanca
        no lo pudo cancelar.

        Juan de Dios... Juan de Dios...
        ¡Si se ha dormío...!
        ¡Si hasta roncando está ya!
        ¿Qué no me oyó? ¡Peor p´a él,
        porque la fiesta se da!
        Cuando una madre se empeña
        la cosa adelante va,
        y aunque el marido no quiera,
        no puede dar marcha atrás.
        Y los quince de Florita,
        ¡se tienen que celebrar!

15

El boletín de El Camagüey

Recibe nuestros artículos directamente en tu correo.
Subscribirse