Loading...

Bienvenida

Bienvenida

La noble matrona ha llegado a tiempo para presenciar el triunfo del hijo. Amalia Simoni de Agramonte, acompañada de la bella y espiritual Herminia, están (sic) otra vez entre sus hermanos que en ellas veneran al héroe legendario.

PATRIA, sabedora de que no hay infamia que llegue a empañar la historia límpida de la cubana modelo, le da la bienvenida cordialísima que ella merece. No porque se relacionase la visita casual de la viuda de Ignacio Agramonte a una quinta pública, de recreo, con la presencia al mismo tiempo de la infanta Eulalia, podíamos nosotros suponer que el orgullo legítimo; enhiesto durante cuatro lustros, se doblegase en un momento de volubilidad femenina, ni que el culpable olvido cubría ya el recuerdo imperecedero del primero de los cubanos. De una coincidencia desgraciada se dedujeron suposiciones infundadas. La viuda del camagüeyano inmortal no fue a la Quinta de los Molinos a rendir homenaje a la realeza, no llevó su hija pura y leal a baile oficial alguno para que los que ultrajaron el cadáver de su padre la requebrasen; no besaron la mano de una mujer que a lo más podrá igualarse a ellas, ni hubo saludos, ni fueron presentadas: dos cubanos y no dos uniformes estaban a su lado.

¿Pero a qué hacer estas aclaraciones si ningún pecho honrado dio asilo a semejantes mentiras propaladas con el deseo único de desacreditar en la persona intachable y compañera fiel, la vergüenza patria, la causa de la independencia de Cuba?

PATRIA, al darle abrazo filial a Amalia Simoni —abrazo que no le daría a ella ni a ninguna cubana capaz de ultrajar una tumba sagrada— desea proclamar, y bien alto, a su pueblo cuán grande ha sido la villanía y cuán venenosas las lenguas que han querido hacer víctima de su rastrera propaganda, a la emigración sufrida, a la patriota consecuente.

PATRIA, y con ella los cubanos todos, saludan de lo más profundo del alma a la que nunca dejará de la viuda digna de Ignacio Agramonte!



Tomado de
Patria, Año 2, Número 66, New York, 17 de junio de 1893, p.2.

9

El boletín de El Camagüey

Recibe nuestros artículos directamente en tu correo.
Subscribirse